Las limitaciones no existen, llegada de un corredor ciego.

La locura debe ser no intentarlo jamás. Lo digo por que ese día ví muchas expresiones, pero nínguna de derrota, de tristeza, ni de abatimiento. Al contrario de orgullo, felicidad, satisfacción, ilusión y atrevimiento a hablar del próximo año con 83,3km en sus piernas y un desnivel acumulado de 8525 metros… sí, los números son reales.

Nunca antes había estado en una prueba así, por supuesto no participé, el medico lo desaconsejo después de ver mi pasaporte cruzcampo, pero mi amigo Joantxo Llantada me invitó a que fueramos a ver a otro amigo (Cesar Lapuente que participaba en la carrera corta, 26,8km subiendo 2000m de altura) y decidí hacer lo único con lo que mi mujer aún no se ha quejado mucho, fotos.

Como siempre, uno sale a hacer fotos un día y se vuelve con un saco de experiencias, de momentos y recuerdos. No voy a cansaros con una escritura larga, ni con un relato de acción, os voy a dejar con mi historia de ese día, os voy a dejar con montañas imposibles, corredores entre pinos gigantes, telescopios que se ven superados por las piernas humanas, y pinceladas de una organización a la que alabar y ayudar para que se cumplan 1000 ediciones más al menos.

Terminar quitándome el sombrero ante los 925 participantes, uno a uno, desde el primero hasta el último de los ganadores, porque es una carrera que hasta los espectadores aprendemos que ellos son los superheroes de las películas y los cómics, los que dejan al ser humano esperanzados de que lo imposible se vuelve humano en estas ocasiones.

 

 

Roque de los muchachos

  • Conecta conmigo

  • Instagram

    Instagram requires authorization to view a user profile. Use autorized account in widget settings
  • Pin It on Pinterest