Plaza de España, Te quiero Un pequeño tributo a una de las plazas más bonitas del mundo.

[shareaholic app="share_buttons" id="21571468"]

Luces y sombras en los interiores de La Plaza

De pequeño la solía llamar “mi novia” de mayor creo que me he convertido en “su esclavo sin rechistar”. La Plaza de España de Sevilla constituyó el proyecto más emblemático de la Exposición Iberoamericana del año 1929, fue proyectada por el arquitecto sevillano Aníbal González (datos de wikipedia). Para mí es quizás una de las maravillas del mundo que he conocido. Su forma ha servido de inspiración para películas como Star Wars o Lawrence de Arabia, y miles de palabras de amor han sido lanzadas al viento en sus rincones. Hace poco tuve la oportunidad de pasear por tus galerías, de ver la magía de las sombras acariciando tus muros de ladrillo visto, formando esa preciosa armonía de curvas femeninas. Tus torres altas y orgullosas, flanquean el arco que abre la entrada al nuevo mundo. Mirando al rio para ver llegar con una sonrisa gigante los hermanos que dejamos en latinoamerica, los que vinieron a probar fortuna. Una declaración de amor a nuestra américa, esa que en el pasado maltratamos y nunca devolvimos todo lo que hizo por nosotros. Todo lo que nos dió, todo lo que nos amó. Cruzar tus puentes querida Plaza de España, es cruzar por un lienzo de cerámica azules, verdes y amarillos que dotan de sentido al espacio alrededor. Tu fuente altíva lanza chorros de agua que parecen caballos desbocados en armonía, una manada de frescor en el calor veraniego sevillano. Hace poco volví a verte a solas, con la cámara como testigo y un sabor a reencuentro que sólo los amantes de verdad conocen.

Plaza de España, Sevilla